Esta crema se hace generalmente, cuando vamos a utilizar camarones para otra receta, por lo tanto, nunca botes las cabezas, piel y colas de los camarones que usas. Compra preferiblemente los camarones que se ve que tienen huevas de color rojo en sus cabezas, ya que darán un gusto más sabroso a la sopa.

INGREDIENTES para cuatro personas.

 

Lo básico

  • Las cabezas, piel, paticas y cola de unos 40 camarones.
  • 4 a 6 camarones pelados.
  • 1 litro de agua.
  • Sal  y pimienta al gusto.
  • 1 limón.
  • 1 cucharadita de maizena o fécula de maíz.
  • Aceite de oliva.

Algunas cosas opcionales, que puedes variar según tu gusto (así la hice yo):

  • 2 cebollas pequeñas. (se usa una en el agua y otra en el sofrito).
  • 1 tomate perita.
  • 1 tallo de cebollín (sólo lo verde).
  • Hojas del tallo de 1 ajoporro.
  • 3 ají dulces.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cuadrito de 2 cm. de jengibre.
  • Ají dulce deshidratado (sólo porque tenía).
  • 1 cucharadita de mantequilla.
  • 1/2 taza de crema de leche.
  • 1 ramita de alguna hierba para adornar. Yo usé hierbabuena.
  • Salsa picante.

PREPARACIÓN En una olla mediana, vierte 1 litro de agua, ponle sal y coloca las cabezas, colas, piel y paticas de todos los camarones que hayas usado para otra receta.  Recuerda reservar unos cuantos camarones enteros (los que se te hayan partido o no estén tan bonitos), para agregarle “tropezones” a tu sopa y ponlo al fuego para que hierva. (ver foto).

 

 

 

 

 

 

 

Agrégale las hojas de ajoporro y cebollín, los ají dulces abiertos por la mitad y sin pepitas, el cuadrito de jengibre pelado, una cebolla cortada en pedazos gruesos, 1 diente de ajo, los ají dulce deshidratados y cualquier otro aliño que le vayas a agregar, y deja que la sopa se cocine por unos 15 minutos. (ver foto).

 

 

 

 

 

 

 

Con muchísimo cuidado, pasa el contenido de la olla al vaso de tu licuadora. Hazlo por tandas y no llenes el vaso más de la mitad en cada vez, ya que como el líquido está caliente, sube y se bota. Tapa la licuadora y ponle un paño húmedo (de cocina) encima, de manera que retenga cualquier líquido que se salga. Licúa a velocidad alta, hasta moler lo más posible las cabezas y los demás ingredientes. Ve pasando el licuado a otra olla, colándolo lo más posible con un colador de metal. (ver foto).

 

 

 

 

 

 

 

Cuando hayas licuado y colado toda la sopa, pon en remojo la licuadora y el colador, utilizando una solución jabonosa y un poco de cloro (usa agua de ozono preferiblemente) para quitarle el olor a camarón a estos utensilios.

Vuelve a poner al fuego la sopa, agregando el tomate cortado en 4 gajos y al minuto, retíralos, mételos en agua fría para pelarlos, córtalos en cuadritos y resérvalos para el sofrito. Añade los camarones que reservaste, previamente cortados en cuadritos.

En una sarten pequeña, haz un sofrito con un poco de aceite de oliva, 1 diente de ajo, 1 cebolla y 1-2 ají dulces. Cuando el sofrito esté caramelizado, agrégalo a la sopa.

Disuelve una cucharadita de Maizena (fécula de maíz), en dos dedos de leche fría y agrégala poco a poco a la sopa, removiendo con una cuchara hasta espesar a la consistencia deseada. No agregues mucha maizena porque siempre tiende a espesar más, cuando esté más fría.

Rectifica la sazón con sal y pimienta, agrega medio cubito de pescado (en Venezuela no hay) o de pollo o de sofrito (es nuevo) en caso de que te guste más condimentada, agrega  el jugo de 1 limón y un chorrito de salsa picante (¡con cuidado!).

EMPLATADO

 

 

 

 

 

 

 

 

Al momento de servir, coloca unos tazones hondos o pocillos medianos sobre platos llanos, sirve 1 1/2 cucharón de crema en cada plato, procurando que a todos les toquen algunos trocitos de tomate y camarón. Vierte en cada tazón una o dos cucharadas de crema de leche (procura que no esté fría para que no se enfríe la crema), un chorrito de aceite de oliva crudo. Adorna con una ramita de hierbabuena, cilantro o perejíl. Lleva a la mesa gajitos de limón,  la crema de leche, la pimienta y el picante, para que los comensales ajusten la sazón a su gusto.

Puede servirse con unas rebanadas de pan tostado. ¡Es deliciosa!